Noticias

2015 Marzo 23

Fundación Kutxa Ekogunea cede 57.767 metros cuadrados al Ayuntamiento de Donostia/San Sebastián en Oriamendi

La Fundación Kutxa Ekogunea es la propietaria del monte Oriamendi, del que cede a través de un convenio 57.767 metros cuadrados al Ayuntamiento de Donostia/San Sebastián para uso público. Oriamendi está ubicado entre Miramón y el entorno conformado por las fincas de Zabalegi, Lore Toki y Chillida Leku. En dicha parcela se encuentra ubicado el fuerte Carlista del siglo XIX. Se trata de un territorio integrado en el medio rural del municipio donostiarra para el que se plantea como principal objetivo, la habilitación de un parque rural y área recreativa al servicio de la población.

Además de realizar esta cesión, Kutxa Ekogunea, un Parque de la Sostenibilidad pionero en Europa, invertirá hasta 200.000 euros en los próximos años en intervenciones en la zona. Hasta ahora Kutxa Ekogunea ha acondicionado esta zona plantando 4.000 arbustos y 200 árboles, además de abrir caminos. Organiza visitas guiadas y seguirá haciéndolo para que el visitante conozca el entorno de Oriamendi y su historia, además de integrar este servicio en la oferta para los centros escolares.

El Plan Especial de Kutxa Ekogunea prevé unir los terrenos de Oriamendi con los de Zabalegi y Bentatxiki mediante un puente, y por todos ellos y hasta Lore Toki y Chillida Leku transcurrirá el nuevo bidegorri que unirá Miramon con Recalde. Este Plan desarrolla los criterios previstos por el Plan General. El Caserío Bentaundi queda fuera del Convenio, pero Kutxa Ekogunea rehabilitará este enclave histórico. La construcción de un nuevo parking con capacidad para 100 vehículos completará parte de la futura oferta para Oriamendi.

Junto a la Sociedad Aranzadi, Fundación Kutxa Ekogunea ha realizado el proyecto de renovación de Oriamendi y se ha planteado una actuación que pretende ser equilibrada con el medio en el que se desarrolla, y frenar al mismo tiempo el paulatino deterioro del conjunto, favoreciendo la recuperación y socialización de ese entorno.

El convenio supone para la ciudad la recuperación de una amplia superficie de terreno clasificado como no urbanizable, en el que el Plan General prevé el acondicionamiento de lugares de estancia al aire libre y otros espacios destinados al ocio recreativo y disposición de itinerarios peatonales a los elementos de interés naturalístico, paisajístico o histórico-cultural, constituyendo estos últimos la referencia fundamental para el citado uso recreativo del ámbito.

 
Un Fuerte singular

El Fuerte de Oriamendi es un singular ejemplo de construcción militar característico de la segunda mitad del siglo XIX. Si bien no es un ejemplo único sí es uno de los más interesantes del Territorio tanto desde el punto de vista patrimonial, como natural y cultural, y de socialización del entorno. Sus restos constructivos presentan un relativo buen estado de conservación y a pesar de las deficiencias existentes, sus muros nos permiten comprender perfectamente las características de este tipo específico de construcciones. Un valor que quedará aún más de relieve con la intervención de consolidación e interpretación que propone el proyecto básico encargado por Kutxa Ekogunea a la Sociedad de Ciencias Aranzadi.

De este innato valor patrimonial no puede desentenderse la propia riqueza natural de un medio dotado de una destacada singularidad y personalidad propia que lo convierten en un entorno con una muy rica biodiversidad. En el bosque mixto de Oriamendi contamos con algunos robles de más de 200 años y dos especies catalogadas como “raras” de helechos. Los estudios ornitológicos arrojan una cifra de 50 aves presentes a lo largo del año y además se disponen de citas de tejón, zorro y gineta, entre otros mamíferos de interés.

A estos factores habría que añadir el propio valor social del conjunto.  Se encuentra en un entorno fácilmente accesible, en un paraje estratégico desde el que se vislumbra una buena parte de la comarca. Un entorno desde el que se puede realizar una fácil y cómoda interpretación del paisaje circundante, lo cual le puede permitir convertirse en una auténtica atalaya de la comarca de Donostialdea.

La propuesta de Kutxa Ekogunea tiene una visión integral del desarrollo del Patrimonio cultural y medioambiental, en coherencia con su misión de extender la cultura ecológica en el territorio facilitando a las personas dar el paso de la concienciación ambiental a la acción. Por un lado incluye la conservación del bosque mixto, su extensión mediante corredores para fortalecer la franja sur boscosa de la ciudad y el desarrollo de un plan de custodia del territorio en alianza con los habitantes y trabajadores y estudiantes del parque tecnológico de Miramon, así como la conservación de la pradera y la creación de un humedal.