Noticias

2021 Marzo 03

Hoy, 3 de marzo, Día Mundial de la Vida Silvestre

¿De qué habláis cuando os permiten tomar un café con un máximo de 3 amigas o amigos en una de nuestras abarrotadas terrazas? Si estuvieráis compartiendo ese momento con personas que se dedican al estudio de la biodiversidad, escucharíais frases del tipo: "¿Te has enterado de que Beñat de Aranzadi ha encontrado una nueva especie de oribátido en un nido de zorzal? O, Mertxe está acampada en las praderas altimontanas de Nueva Guinea estudiando las gramíneas del género tal; qué suerte tiene ¿verdad? O incluso algo del tipo: iba remando por el río Guadiana cuando escuché un toc-toc contra un tronco y cogí rápidamente los prismáticos para comprobar que era un pico mediano y aluciné, ...".

Nuestro razonamiento moral es demasiado contradictorio para entender que somos una especie biológica más entre los 8 millones que compartimos la Tierra. Desde que el botánico Carl Linneo publicara en 1758 el sistema de clasificación de especies, tan solo hemos llegado a poner nombre a aproximadamente el 20% de ellas, y día a día van desapareciendo de nuestro entorno, sin haberlas conocido, sin saber lo que suponen para nuestra supervivencia y la del planeta.

Habréis escuchado que nos encontramos en la antesala de una gran extinción masiva de especies, la segunda desde que hace 65 millones de años chocara aquel asteroide de 12 kilómetros de diámetro a 20 kilómetros por segundo contra la costa del Yucatán y levantara el mortal hollín que cegara el cielo. Entonces, se calcula que desaparecieron el 60% de las especies, incluyendo los últimos dinosaurios; hoy hemos llevado al peligro inminente de extinción a 1 millón de ellas.

Somos tan dependientes de la naturaleza como lo eran nuestros antepasados cazadores recolectores y aunque hay una tendencia a pensar que podemos decidir con certeza qué especies debemos de salvar y cuales son prescindibles, la ciencia nos advierte de que es un gran error. Un ejemplo, tenemos secuencias de ADN más parecidas las patatas y los humanos que ciertas especies de bacterias entre sí. No podemos jugar a ser dioses, la táctica para vencer en esta batalla final es simplemente dejar de destruir la naturaleza, y estamos a tiempo.

Con motivo del Día Mundial de la Vida Salvaje -el 3 de marzo-, desde Kutxa Ekogunea te invitamos a leer, reflexionar y conversar en la terraza sobre nuestro futuro, en el cual no podemos estar solos.